60 años del vuelo de Gus Grissom (Liberty Bell 7) y del famoso incidente de la escotilla

El 21 de julio de 1961, casi dos meses y medio después de que Alan Shepard se convirtiera en el primer astronauta norteamericano en alcanzar el espacio con un vuelo suborbital y dos meses desde de que el presidente Kennedy anunciara al mundo que los Estados Unidos tenían el compromiso de mandar astronautas a pisar la Luna antes del fin de la década de los años sesenta, otro astronauta del Programa Mercury se sentaba dentro de la cápsula Liberty Bell 7 colocada encima de un vehículo lanzador Redstone. El segundo hombre elegido para volver a realizar un vuelo casi idéntico al de Shepard era Virgil I. Grissom, aunque todos le conocían como Gus Grissom.

Gus Grissom a punto de entrar en la Liberty Bell 7 - NASA.
Gus Grissom a punto de entrar en la Liberty Bell 7 – NASA.

Los norteamericanos aún no se fiaban de los lanzadores más potentes que habían desarrollado para colocar astronautas en órbita terrestre por lo que decidieron volver a realizar otra prueba, con un plan de vuelo similar al del primer intento ocurrido el 5 de mayo de 1961. De hecho, si uno compara los datos entre estos dos vuelos, vemos que son prácticamente iguales. A modo de ejemplo, Shepard llegó hasta las 101,2 millas náuticas de altitud frente a las 102,8 de Grissom.

MODIFICACIONES EN LA NAVE ESPACIAL

Sin embargo, no todo fue idéntico, ya que la cápsula espacial de Grissom, la Liberty Bell 7, o Bell 7 para abreviar, contaba con varias “supuestas” mejoras que la nave que alojó a Shepard, la Freedom 7, no tenía.

Grissom embarcando en la Liberty Bell 7, se aprecia la ventana de observación - NASA
Grissom embarcando en la Liberty Bell 7, se aprecia la ventana de observación – NASA

Entre las más destacables estaban una nueva ventana de observación más grande con el fin de facilitar la visión del astronauta, un nuevo sistema de control y estabilización de la nave, algunos cambios en los instrumentos del panel de control y, sobre todo, una escotilla que incorporaba un sistema pirotécnico de apertura para poder ser usado rápidamente en caso de que el astronauta necesitase salir de la cápsula apresuradamente.

LA ESCOTILLA

Como decíamos al principio, todo transcurrió de forma muy parecida entre la misión de Shepard, la Mercury-Redstone 3, y la de Grissom, la Mercury-Redstone 4. Ambos estuvieron cinco minutos en “ingravidez” y ambos amerizaron en la misma zona del Océano Atlántico, a unas 260 millas náuticas del lugar de lanzamiento, en Cabo Cañaveral (Florida).

Sin embargo, como no hay dos misiones iguales, surgieron diferencias que comenzaron, casualmente, justo después de que Gus Grissom amerizara en el océano. Algo impensable ya que uno espera que, si hay problemas, ocurran en el espacio, no al regreso de la misión cuando está a punto de finalizar.

Lanzamiento del Mercury Redstone 4 con Gus Grissom a bordo- NASA (KSC-61C-1431)
Lanzamiento del Mercury Redstone 4 con Gus Grissom a bordo- NASA (KSC-61C-1431)

Cuando los helicópteros de rescate estaban ya sobrevolando la Liberty Bell 7, se produjo la eyección de la famosa escotilla, al ser disparado al sistema pirotécnico. Pero no era el momento en el que eso debía ocurrir y el agua comenzó a entrar en la nave. Grissom pudo escapar de milagro de lo que hubiera sido una trampa mortal y, a pesar de ciertos momentos de duda e incertidumbre entre el astronauta y los pilotos de rescate y de que el traje se estaba llenando de agua, fue salvado a los pocos minutos.

Los helicópteros intentaron coger a la Liberty Bell 7 para llevarla al buque de rescate tal y como estaba previsto, pero en ese momento ya tenía tanta agua dentro que el cable se rompió por el exceso de peso y la cápsula se hundió. Allí quedó en el fondo del mar hasta que fue recuperada en una expedición en julio de 1999. Ahora se exhibe en el Cosmosphere de Hutchinson (Kansas).

Rescate de Gus Grissom - NASA (61-MR4-82)
Rescate de Gus Grissom – NASA (61-MR4-82)

Como curiosidades, la misión de Gus Grissom fue la última del Proyecto Mercury en que se utilizó a los helicópteros para recuperar las naves y, al igual que ocurrió con la misión de Alan Shepard, la estación de Maspalomas (CYI en la jerga de NASA) tampoco participó en el seguimiento de la Bell 7, al tratarse de un vuelo suborbital.

LA CONTROVERSIA

Nunca se pudo determinar si Grissom activó el sistema pirotécnico de la escotilla conscientemente antes de tiempo o si fue un fallo de diseño. Gus siempre afirmó lo segundo y que él no tuvo nada que ver. Hubo gente que no le creyó y aquel incidente a punto estuvo de apartar a Grissom del cuerpo de astronautas, sin embargo, todos sus compañeros del Mercury estaban con Gus. De hecho, Wally Schirra activó la escotilla en su vuelo del Mercury lo que le provocó una herida en la mano al pulsar el botón en el panel, cosa que a Grissom no le ocurrió, por lo que se intuyó que Grissom pudiera tener razón.

LA CONFERENCIA DE PRENSA

Al día siguiente, el 22 de julio, tuvo lugar una conferencia de prensa en Cabo Cañaveral. Allí el astronauta fue condecorado con la medalla al servicio distinguido de la NASA por el mismísimo James Webb, administrador de la NASA, pero lo más impresionante, al menos para mí, fue el tercer grado al que se sometió a Gus Grissom por parte de los periodistas allí acreditados y que no hacían más que insistir con preguntas relacionadas con el incidente de la escotilla.

Si ves las imágenes y las fotografías de aquel día, se puede comprobar fácilmente como las caras de los compañeros de Gus, y demás personalidades de la NASA, son todo un poema. Ni que decir tiene que Grissom acusa también el momento. Sin embargo, me impresionó el saber estar y la calma que trasmite Gus Grissom. De hecho, antes de ver esa rueda de prensa, personalmente consideraba a Gus Grissom como un astronauta con poca personalidad y un poco “cogido con pinzas”. Pero estaba equivocado. Desde ese momento veo a Grissom, y todo lo que consiguió después con el Programa Géminis y hasta su trágica muerte en el incendio del Apolo 1, de forma diferente.

Grissom Press Conference, July 22, 1961. (YouTube – National Geographic)

Y es que, en realidad, estamos hablando de unos hombres fuera de lo común. Acostumbrados a lidiar con la muerte constantemente en cada uno de sus vuelos, por lo que una rueda de prensa, por muy difícil o por mucha presión que metan los periodistas, no se puede comparar, por ejemplo, a tener que bregar con un problema serio en un motor a diez mil metros de altitud.

Grissom fue exonerado y continuó volando y los vuelos suborbitales del Programa Mercury se cancelaron dado el éxito de los mismos. Aquello no daba para más y los norteamericanos tenían que dar el siguiente paso, que no era otro que intentar imitar, de una vez, el vuelo orbital de Yuri Gagarin.

“Si morimos, queremos que la gente lo acepte.Estamos en un negocio arriesgado y esperamos que, si nos pasa algo, no se retrase el programa.La conquista del espacio vale el riesgo de la vida”. Virgil I. Grissom.

ANOTACIONES RELACIONADAS:
5 1 vote
¡Puntúa este artículo!
guest
2 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Fernando
Fernando
2 meses atrás

Qué destino. Entiendo que el diseño de la escotilla de la cápsula del “Apollo 1” abría hacia dentro en parte porque la NASA no quería un accidente como el del Liberty Bell 7. Si hubiera abierto hacia afuera con como querían los astronautas y el fabricante, tal vez Gus todavía andaría dando vueltas.

Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Si sigues navegando estarás aceptando su uso.